lunes, 21 de mayo de 2012

Cuidar el corazón y controlar la hipertensión arterial


Los problemas de corazón, pueden prevenirse con el ejercicio físico y una dieta adecuada.


Hipertensión sistólica aislada (Wikikaos)

Cada día existen más personas aquejadas de problemas relacionados con la hipertensión arterial. En estos casos los especialistas aconsejan tomar medidas para evitarla, ya que forzar al organismo a funcionar con una tensión arterial alta, supone un elevado índice de probabilidades de que ese problema desencadene en un infarto, un ictus, u otros problemas graves o muy graves.

Cómo evitar la hipertensión, el infarto, ictus u otros problemas afines

Entre los consejos utilizados por los terapeutas para prevenir o mejorar estos problemas, tenemos:

  • No al tabaco. Este hábito aumenta diez veces la posibilidad de sufrir un infarto, ya que el monóxido de carbono impide a las células que se oxigenen correctamente, lo que conlleva que el corazón tenga que bombear más sangre de la necesaria. Además el tabaco favorece la adhesión de placas en las arterias.
  • Alimentarse adecuadamente. Hay que evitar en nuestra dieta ingerir grasas saturadas y las llamadas trans, tomar poca sal e incrementar las frutas y verduras frescas, entre otros hábitos alimenticios.
  • Evitar el sedentarismo. Practicar ejercicio físico de acorde a nuestra edad y facultades y con el asesoramiento de un profesional, es un hábito muy aconsejado por los médicos para la salud en general y para el corazón en particular.
  • Controlar el peso corporal. Evitar el sobrepeso es una medida muy recomendable para evitar cualquier problema relacionado con el corazón.
  • No al estrés. Una buena actitud ante la vida, evitando los ataques de ira, los enfados y la ansiedad. Intentando sonreír a menudo, ser amable y tolerante, ayudaran mucho a cuidar el corazón.

El ejercicio físico adecuado después de sufrir un infarto

Según los especialistas una de las principales ventajas del ejercicio físico es la prevención de enfermedades cardiovasculares. Centenares de estudios clínicos lo han demostrado.

Pese a ello, en el caso de haber sufrido un infarto de miocardio, una trombosis o una angina de pecho, existen menos estudios al respecto. Eduardo Esteban, cardiólogo especialista en prevención primaria dice que “hay consensos internacionales que marcan las pautas de la rehabilitación, que en general son tres meses o pueden extenderse, depende de la patología del paciente”.

Oscar Mendoza, cardiólogo y deportólogo del Instituto Cardiovascular de Buenos Aires dice que “está demostrado que el ejercicio reduce entre un 25% y 30% la posibilidad de tener un segundo infarto en los primeros seis meses”.

Los deportes recomendados suelen ser los aeróbicos, como la natación, caminar, cinta, bicicleta o tenis. Realizados con una frecuencia de cinco a siete días a la semana.

Ejercicio físico y personas con tensión arterial alta

En primer lugar, en el caso de personas hipertensas, enfermas del corazón o convalecientes de un infarto, se aconseja acudir al médico antes de comenzar a realizar ejercicio físico, no obstante a continuación se indican algunas cuestiones para tener en cuenta:

  • Evitar aguantar la respiración. Ya que esto sube la tensión arterial.
  • Aunque la ingesta de líquidos durante el ejercicio físico es siempre recomendable, si se tiene la tensión arterial alta y se está tomando diuréticos es además necesario el hidratarse adecuadamente.
  • Controlar la tensión y evitar el ejercicio si la presión sistólica o alta es mayor de 200 mmHg, y si la diastólica o baja, es mayor de 115 mmHg.


Corazón (Yaddah)

Mantener en forma el corazón con ejercicio físico y deporte

La mejor manera de mantener en forma el corazón es; además de una dieta sana y equilibrada, evitar la obesidad, no fumar, no beber en exceso, una buena actitud y respetar las horas de descanso; el ejercicio físico. Ya que está demostrado sus cualidades para cuidar la salud del corazón.

El corazón se encarga de suministrar sangre y oxígeno al resto de tejidos del organismo, con el ejercicio activamos esta función, pero no todos los ejercicios actúan de la misma forma, el más recomendado para la salud cardiovascular en general y del corazón en particular, es el ejercicio aeróbico, que necesita mucho aporte de oxígeno y ejercita el sistema cardiovascular, produciendo con ello muchos beneficios.

Como ejemplos de ejercicios aeróbicos están: nadar, caminar, marchar, bailar o montar en bicicleta.

No obstante, los consejos y sugerencias normalmente se establecen a modo general, y en ocasiones el caso particular de cada persona requiere algunas pautas diferentes, por ello, y sobre todo en casos de tensión arterial muy elevada, problemas de corazón o similares serios, es conveniente acudir a un médico o a un licenciado en Educación Física especializado antes de comenzar a realizar ejercicio físico.


Lola Sancho Cabrera

No hay comentarios:

Publicar un comentario